Utilizamos cookies. Al hacer uso de la página da su consentimiento para su utilización.
OK
Estado del pedido x
Cerrar sesión

Defensa contra martas

Cada año hay cientos de miles de casos en toda Europa de daños a vehículos causados por mordeduras de mascotas y animales como los hurones. Muchos de estos se sienten cómodos entre los humanos. Por ello, utilizan el compartimiento del motor como un refugio, donde puede ocultarse de otros animales y esconder su comida. Si usted viaja a menudo y aparca su coche durante la noche en diferentes lugares, está particularmente expuesto a este riesgo. La razón: las disputas territoriales entre este tipo de animales que intentan reclamar su coche para sí. Los mordiscos de los hurones, por ejemplo, son un comportamiento natural más notable durante la temporada de apareamiento.

Sin embargo, no tiene por qué tolerar estos mordiscos, ya que no solo pueden dar lugar a cuantiosos daños materiales, sino que también pueden causar accidentes. Si se ven afectados los protectores de los ejes, los manguitos refrigerantes o los cables, el vehículo puede sobrecalentarse o quedar inoperativo. A pesar de que la asistencia en carretera o la grúa puede ser cubierta por el seguro del coche, este rara vez cubre el daño en sí. Tras detectar este tipo de daños causados por un animal, el motor debe limpiarse. Aún mejor, aprenda sobre los métodos para defenderse de estos animales antes de que sea demasiado tarde.

Un método de protección efectivo, pero tedioso, es instalar cubiertas de plástico por donde haya cables. En el caso de los cables conectados al catalizador, estas cubiertas deben ser de aluminio, el cual resiste el calor. Algo todavía más sencillo es instalar una malla de alambre debajo del motor o un sistema con pinchos en el compartimiento del motor. Aún más efectivos son los dispositivos de alta tensión y de ultrasonidos.

Método de ultrasonidos

Los ultrasonidos son un método eficaz de protección. Estos dispositivos crean una alta frecuencia no perceptible para los seres humanos, pero que repele a los animales. De modo que el método de ultrasonidos funciona con eficacia. Debe buscar un nivel de presión acústica de al menos 100 dB (C) y modulación de frecuencia. De lo contrario no va a conseguir disuadir a estos animales, y estos seguirán utilizando su vehículo como refugio. Los dispositivos buenos cuestan alrededor de 100 euros. Siendo conscientes de este coste, hay que tener en cuenta que no vale la pena invertir el dinero en versiones más baratas. La instalación debe hacerse de tal manera que el sonido emitido pueda reflejarse en las superficies debajo del capó. Por medio de la modulación de frecuencia, el tono cambia con regularidad, por lo que los animales no pueden acostumbrarse a este. Si se puede, lo mejor es utilizar una combinación de métodos de ultrasonidos y alta tensión.

Motorraum

neumaticos-online.es Una oferta por Delticom AG