Usamos cookies para personalizar contenido y anuncios, proporcionar funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, proporcionamos información sobre cómo utilizas nuestro sitio web a los socios de redes sociales, publicidad y análisis. Si continúas utilizando nuestro sitio web, aceptas nuestras cookies.
Estado del pedido x
Cerrar sesión

911 51 66 23911 51 66 23

De Martorell al mundo: la distribución de 2.000 coches al día

12/11/2014

Cada día salen más de 2.000 coches de la fábrica de SEAT en Martorell con un cliente que lo está esperando. “El proceso de fabricación de un vehículo es complejo, pero también lo es toda la logística que se inicia cuando sale de la línea de montaje para poder entregarlo a destino final”, explica Alberto Rama, supervisor de las campas de Martorell.
Con el móvil en mano y las hojas de expedición, Alberto va moviéndose de un lado a otro para asegurar que el entramado que supone tal volumen de coches está bien coordinado con los diferentes tipos de transporte. No puede haber ningún error porque sino “un cliente podría recibir el coche más tarde de lo esperado”, advierte.
“Más del 80% del volumen total de fabricación de SEAT se exporta a más de 75 países de todo el mundo”, resalta. De todos los coches que se distribuyen, el 34% se hace por vía tren. “Diariamente tenemos tres trenes fijos que cargan hacia el puerto y, dependiendo del día, uno o dos trenes más que transportan tanto a destino nacional como internacional”, explica. Por otra parte, unos 150 camiones cargan cada día vehículos hacia otros destinos.
Alberto, que lleva 11 años trabajando en SEAT, considera que el equipo de logística tiene una gran responsabilidad porque “pasa por nuestras manos el producto final”. Caminando entre las filas ordenadas de coches que parecen interminables, confiesa que “cuando ves un vehículo con destino a Finlandia, Colombia o Rusia, siempre pienso que en breve lo estará conduciendo un cliente en la otra punta del mundo”.
20 of 942 News

De Martorell al mundo: la distribución de 2.000 coches al día