Usamos cookies para personalizar contenido y anuncios, proporcionar funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, proporcionamos información sobre cómo utilizas nuestro sitio web a los socios de redes sociales, publicidad y análisis. Si continúas utilizando nuestro sitio web, aceptas nuestras cookies.
Estado del pedido x
Cerrar sesión

911 51 66 23911 51 66 23

La carrera que no duerme

07/09/2017

Se las considera unas de las pruebas de resistencia más duras del mundo de la competición. 24 horas al volante, día y noche, conduciendo altas temperaturas dentro del coche. La concentración y fortaleza mental de los equipos es tan importante como la ingeniería y la mecánica para recorrer con éxito los 3.500 kilómetros de media en estas competiciones. Son más de 700 vueltas en el caso de las 24 Horas de Automovilismo – Trofeo Fermí Vélez, que se está celebrando este fin de semana en el Circuit de Barcelona-Catalunya, donde participan 11 Cup Racers, con el soporte técnico y mecánico de SEAT Sport. Así se viven desde dentro 24 horas de conducción ininterrumpida.



-3.500 km al volante: Una de las peculiaridades de estas competiciones es que no gana el equipo que cruce primero la meta, sino el que haya circulado más kilómetros en el tiempo que dura la prueba. Como media, se calcula que en una carrera de estas características cada coche realiza hasta 3.500 kilómetros. En el caso del Circuito de Barcelona-Catalunya son más de 700 veces pasando por el mismo trazado, para lo que se requiere mucha concentración para no bajar la guardia.



-Resistir a 60ºC: “Es importante estar preparado física y mentalmente”, comenta la piloto y embajadora de SEAT, Laia Sanz. Es clave para poder “conducir durante tantas horas, superar momentos de estrés y lidiar con los 60 grados que se llegan a alcanzar dentro del habitáculo del vehículo”, asegura Jordi Gené, piloto que ha participado en múltiples pruebas de resistencia.

-La noche y el amanecer, el momento más duro:
Con la noche los pilotos bajan el ritmo y pasan de los 150 km/h de media a reducir la velocidad en un 10%. Aseguran que mantener la tensión es complicado, especialmente cuando el safety car debe salir a pista, ya que la carrera se ralentiza drásticamente y baja el nivel de la adrenalina al volante. Debido al cansancio acumulado y a los reflejos del sol sobre las lunas, el amanecer es otro momento en el que la carrera pone a prueba a los conductores.

-Descansos cada dos horas:
Para una prueba de resistencia de 24h, los equipos deben tener entre dos y cuatro pilotos, que se sustituyen cada 1 hora y 40 minutos. Además, la normativa es muy estricta y marca que el conductor que sale debe ayudar a acomodar a su sustituto mientras los mecánicos trabajan en una de las paradas.

-16 paradas en boxes y hasta 40 neumáticos por equipo: A lo largo de la competición, los equipos realizan 16 paradas en boxes. “La coordinación del equipo es fundamental”, destaca Gené, para ganar tiempo durante el respostaje, el relevo de pilotos o el cambio de neumáticos. Se compite con rueda dura y, a lo largo de la carrera, cada equipo utiliza en total 40 cubiertas.

-Mayor visibilidad y respostaje más rápido: Los coches que participan en este tipo de competiciones de fondo están especialmente preparados para ello. Se necesitan de media más de 40 horas para adaptarlos a las exigencias que supone rodar durante un día entero. Por ejemplo, se añaden luces LEDS entre los faros frontales, para tener mayor visibilidad por la noche,  y se modifica la manguera del surtidor de gasolina para poder repostar sin tener que abrir la puerta y ganar segundos en cada parada.

-SEAT Sport, en las 24 Horas: SEAT Sport ha estado presente y ha dado soporte a equipos en las 18 ocasiones ediciones de las 24 Horas de Barcelona, una carrera de fondo comparable a un maratón. Once Cup Racers participan en esta edición, que termina hoy domingo al mediodía.


20 of 942 News

La carrera que no duerme